¿Por qué es necesario una educación basada en Mindfulness?

El impacto del estrés tóxico en las comunidades escolares

El estrés saludable es una parte natural de la vida, incluida en la infancia.

Tanto niños como adultos deben enfrentarse a desafíos para crecer y desarrollarse. Sin embargo, en el sistema educativo moderno, el estrés saludable se ha visto frecuentemente desplazado por el estrés tóxico.

El estrés tóxico ocurre cuando nuestra habilidad para gestionar las exigencias de la vida se ve superada por estas mismas.

¿Cuál es el efecto del estrés tóxico en nuestra vida?

En los alumnos el estrés tóxico incapacita la regulación de la atención, las emociones y el estado de ánimo, el sueño y por consecuencia  la capacidad innata de aprendizaje. Aún más preocupante es la exposición prolongada al estrés tóxico infantil impactando a largo plazo en la salud mental y física.

En los adultos el estrés tóxico comienza con la disminución de la productividad y la creatividad, y se incrementado con síntomas más serios como la ansiedad frecuente, disociación, frustración y finalmente el agotamiento.

En los padres y madres el estrés tóxico puede llevar a una crianza, a un  estilo de educación familiar tipo  lista de “cosas para hacer” en lugar de una relación  basada en la empatía y centrada en el presente durante el desarrollo de un niño/niña . Se ha demostrado que la exposición al estrés de los padres y madres en la primera infancia afecta a la expresión genética incluso años después, en la adolescencia.

 

¿Cómo aprender a gestionar el estrés tóxico?

Las raíces del estrés tóxico se encuentran en la profundidad del sistema nervioso por lo tanto necesitamos herramientas que vayan más allá de la mente y nos permitan reconocer y gestionar nuestra mente cuando entramos en “modo piloto” , inapropiado en ciertos momentos .

La atención plena o el mindfulness es precisamente, pero no únicamente, un conjunto de técnicas y metodologías que nos permiten entrenar la habilidad de auto-observación, la principal forma de gestión del estrés.

Trabajando la atención plena, el mindfulness,  en nuestra vida aprendemos como manejar una serie de importantes desafíos psicológicos asociados con el estrés que incluyen:

  • Agotamiento. La sensación de que la vida ,y en particular tus propios pensamientos y emociones son ingestionables.
  • Agitación por hacer cosas. La sensación de que “hacer cosas” se ha vuelto compulsivo, que constantemente evitas estar solo contigo mismo.
  • Rumiación. O, dicho de otra forma, cuando nuestros nuestros pensamientos entran en bucle. La sensación de que los mismos patrones de pensamiento estresantes “vuelven” una y otra vez a la mente sin ser cuestionados.
  • Disociación. La desarmonía interna del sistema de ideas, creencias y emociones, la sensación de que vivimos  alejados  de las personas, aislados de las emociones propias y ajenas.
  • Narcisismo. La sensación de que la vida trata de defender, proteger y mejorar el sentido de uno mismo. Una falta de empatía por las necesidades de los demás y la incapacidad de tomar medidas compasivas.

“La presencia atenta es, de todas las cosas que enseñamos a nuestros niños, una de las más importantes y, en nuestra comprensible prisa por explicar el currículo y supervisar su desempeño, una de las más ignoradas. La calidad de la presencia del maestro en el aula constituye el llamado currículo no escrito. Por ello, si queremos transformar nuestra escuela y nuestra sociedad, deberemos empezar cultivando la conciencia despierta para transformarnos a nosotros mismos.”

A. CAEMMERER,

Retiro para maestros dirigido por Thich Nhat Hanh (2008)

(Planting Seeds, 2011)